viernes, 25 de mayo de 2012

Mallard, Priu. (Barcelona, ca.1900)

No sabía cuántos años tenía, nunca conoció a quienes la vida le dieron, siempre fue de hogar en hogar. Era callado y sólo hablaba cuando alguien lo obligaba a hacerlo. Se sentía utilizado y sabía que su cuerpo estaba hecho para el disfrute de los demás. En su vida, había conocido tanto el amor reconfortante como el frustrante odio… a veces incluso racista; pues había quien lo veía más negro que blanco, y es que su piel era una mezcla, ¡no podía hacer nada!
En estos momentos está esperando, en un rincón oscuro, olvidado; sabe que su voz ha cambiado. Ya no lo disfrutan, siente que deben arreglarlo o irá a parar a un hogar, donde alguien en el piano se está iniciando.

2 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar